Curiosidades de la Risoterapia

El Orgasmo de la Risa

Existe una conexión muy simple y consiste en que los Orgasmos Sexuales y la RISA ocurren de la misma forma; su proceso es similar.

En el Orgasmo Sexual vas llegando a un clímax de tensión, te vas acercando cada vez más a una explosión, y entonces en la cima, de repente, ocurre la relajación orgásmica.

Después de tanta tensión acumulada, todo se relaja de repente. El contraste entre la tensión acumulada y la relajación es tan grande que te sientes como si te hubieras caído a un océano de calma y quietud, una relajación profunda, un profundo dejarse ir.

El mismo proceso es para el Orgasmo de la RISA, digamos que sería como hacer  una gimnasia ejercitando la risa unos minutos diariamente, hasta conseguir llegar a la verdadera risa interna, cuando te conectas con ella  aumenta una carga de tensión energética, que va construyendo y cargando, más y más energía, entonces de repente llega un cambio inesperado produciendo un largo orgasmo, siendo más gratificante que el sexual por su duración.

El SEXO y la RISA se juntan en la profundidad de la mente. Los órganos sexuales son sólo la parte más externa de la sexualidad; el SEXO no está ahí realmente, sino que está en alguna parte del centro de la mente.

Estos centros del SEXO y la RISA están muy cerca el uno del otro dentro de la mente, así que algunas veces se entrecruzan.

Las mujeres pueden disfrutar de orgasmos de RISA, ellas solas, en pareja, con y sin sexo. Los hombres también pueden tenerlos si son capaces de armonizar ambos lados Masculino y Femenino.

********

La Risa y los efectos en nuestro cuerpo

Con la risa y la carcajada ponemos en funcionamiento unos 400 músculos de nuestro cuerpo y ayudamos a nuestro organismo a expulsar las tensiones acumuladas, por ejemplo, en nuestra espalda por el estiramiento de nuestra columna y nuestras cervicales.

Unos minutos de risa equivalen a una hora de ejercicio continuado.

A través de la risa eliminamos de nuestro organismo toxinas, hacemos más fácil el proceso de la digestión y reducimos los ácidos grasos.

Cuando nos reímos aumenta la oxigenación, los pulmones incrementan el 100% su capacidad y movilizan el aire residual. Nuestra piel se oxigena con más facilidad.

Regula la presión sanguínea y refuerza el sistema inmunológico.

La Risa provoca la generación de endorfinas en nuestro cerebro, lo que nos permite ser más felices.

Alivia el dolor sin efectos secundarios.